El primer Nosferatu

La Crítica/Madrid

La película es la primera adaptación cinematográfica de la novela “Drácula” de Bram Stoker. Cuando Murnau finalizó el rodaje fue demandado por la viuda de Bram Stoker por considerar la película una adaptación nada fiel a la novela. Murnau había pedido los derechos antes de filmar Nosferatu, pero no le fueron concedidos. La viuda de Stoker ganó el juicio, y muchas copias de Nosferatu se quemaron.

Esta película es un referente del expresionismo alemán, donde se resalta el ambiente y  los escenarios sobre los personajes.
El filme utiliza el montaje en paralelo, un recurso utilizado para narrar dos situaciones que ocurren al mismo tiempo en distintos lugares, algo poco usual en esa época. Con el paso de los años se hicieron más copias de esas cintas (algunas de muy baja calidad y con cortes importantes). Nosferatu se labró la reputación de ser una de las mejores películas sobre el mito del vampiro y uno de los máximos exponentes del Expresionismo alemán. Rodada en escenarios naturales, una práctica poco habitual ésta que la aleja de los postulados del cine expresionista alemán, abundantes planos de Nosferatu están inspirados en pinturas románticas.

Ahora, la obra Nosferatu de Murnau pertenece al dominio público en Estados Unidos, y existe un gran número de copias en vídeo, generalmente de muy baja calidad ya que provienen de copias hechas a partir de otras copias de las primeras cintas distribuidas para la exhibición internacional. Muchas de ellas presentan diferencias notables de metraje, puesto que en cada país se exhibió una versión diferente de la película. No obstante, recientemente se han publicado ediciones restauradas de la película en las que se ha recuperado casi todo el metraje completo de la película original. La reconstrucción más fiel de la película fue presentada en el Festival de Berlín de 1984.

Aquí se puede ver la película completa y gratis.

Nosferatu (1922)