Zoolander 2

zoolander 2
Crítica

Diversión condicionada

Por Pablo Álvarez

Al margen de algunos papeles dramáticos, Ben Stiller se ha ganado por derecho propio ser uno de los reyes de la comedia norteamericana actual. Así lo demuestran trabajos tan conocidos como Algo pasa con Mary, Los padres de ella o Zoolander. Esta última, dirigida y protagonizada por el propio Stiller, adquirió la categoría de cinta de culto desde el momento de su estreno hasta el punto de que la realización de una secuela resultó algo tan demandado como inevitable. Quince años después nos llega esta segunda parte que intenta reunir los mismos ingredientes que convirtieron a la anterior en un éxito.

Han transcurrido varios años desde que el supermodelo Derek Zoolander consiguiera salvar la vida al primer ministro de Malasia y ahora se encuentra en paradero desconocido. Apartado de las pasarelas voluntariamente y sin ningún estímulo que le anime a volver, deberá salir de su retiro para investigar un complot que podría acabar con las más grandes celebridades del planeta.

Stiller plantea  un divertimento en el que es indispensable la complicidad del espectador desde el principio para que la experiencia acabe resultando un pasatiempo desprejuiciado con el que evadirse

Lo más acertado de la primera entrega fue sin duda la visión mordaz y satírica que ofrecía sobre el mundo de la moda. La frivolidad y la ostentación que se atribuyen al sector, se abordaban con un fuerte componente de autoparodia, tal y como demuestra la amplia galería de rostros conocidos que desfilaban por la pantalla dispuestos a reírse de sí mismos. Esto unido a la creación de un personaje tan majadero y entrañable como el que daba título al film dieron pie a una comedia que en su momento supuso un soplo de aire fresco. A juzgar por el tiempo que ha transcurrido para que se materializara una secuela, cabe pensar que a Stiller le ha costado dar con una idea que le convenciera de volver a situarse delante y detrás de las cámaras para retomar uno de sus trabajos más recordados. Una vez visto el film, queda claro que el director se ha decantado por un argumento que sencillamente le sirviera como pretexto para dar rienda suelta a su indiscutible vis cómica. Tras un comienzo prometedor, la trama va perdiendo coherencia a medida que avanza un metraje caracterizado por la aleatoriedad en el que prima provocar la carcajada sobre la narrativa. No obstante, lejos de suponer un hándicap esto acaba resultando uno de los aspectos más distintivos de la cinta, logrando que cada instante extravagante sea superado en la siguiente escena. Stiller es consciente de que no puede recurrir al factor novedad de la cinta precedente y lo compensa con un inabarcable despliegue de chistes con mayor o menor fortuna.

El actor se siente cómodo interpretando el personaje y lo demuestra conservando todas las peculiaridades del mismo a pesar del paso del tiempo. Su inseparable amigo en la ficción y en la realidad, Owen Wilson, hace lo propio transmitiendo un sentido de la diversión contagioso. Will Ferrell regresa como el excéntrico villano Mugatu, un papel que le permite mostrar un amplio abanico de muecas con el que sólo podría competir Jim Carrey. Las nuevas incorporaciones del reparto las encontramos en Kristen Wiig, estupenda como siempre y una Penélope Cruz que no acaba de exprimir del todo su faceta cómica.

Stiller plantea  un divertimento en el que es indispensable la complicidad del espectador desde el principio para que la experiencia acabe resultando un pasatiempo desprejuiciado con el que evadirse. Si los chistes y los numerosos cameos acaban resultando ingeniosos es algo que únicamente estará condicionado por el sentido del humor de cada uno.  Al que esto escribe el visionado le resultó tan divertido como olvidable y en ocasiones esto resulta más que suficiente.

Título original: Zoolander No. 2 (2016)

Duración 118 min.

País: Estados Unidos

Director: Ben Stiller

Guión: Justin Theroux, Ben Stiller

Fotografía: Daniel Mindel

Reparto: Ben Stiller, Owen Wilson, Will Ferrell, Penélope Cruz, Kristen Wiig, Christine Taylor,Justin Bieber, Olivia Munn, Benedict Cumberbatch, Ariana Grande, Demi Lovato,Billy Zane, Kim Kardashian, Madalina Diana Ghenea, Fred Armisen, Kanye West

Deja un comentario