Una invitación al diálogo

Crítica

“The Attack” (2012) de Ziad Doueiri

Por Luis Perdices de Blas

“The Attack” de Ziad Doueiri es una adaptación de la novela de Yamina Khadra publicada en 2006.

Ziad Doueiri es un director libanes que fue ayudante de cámara de Tarantino y cosechó excelentes críticas con sus dos anteriores películas “Beirut West” (1998)  y “Lila says” (2004). “The Attack” expone el dilema moral de un prestigioso cirujano de origen palestino que vive placenteramente en Israel cuando la policía le informa de que su esposa es la causante de un atentando suicida que ha provocado diecinueve muertos. El largometraje busca una explicación de por qué una mujer culta, de costumbres occidentales y que vive una vida acomodada en Tel Aviv decide autoinmolarse. Esta es la misma pregunta que nos hicimos millones de personas tras conocer el perfil de los terroristas que atentaron contra las Torres Gemelas y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001.

El planteamiento del filme es muy ecuánime al presentar sus personajes los argumentos aducidos por israelitas y palestinos. No se centra ni en las repercusiones políticas de este enfrentamiento entre un Estado (Israel) y otro que intenta serlo (Palestina), ni en las religiosas entre judíos y musulmanes, sino en las cotidianas de aquellos cuidadanos de a pie que sufren el conflicto, en este caso el médico protagonista de la cinta interpretado magníficamente por Ali Suliman, su familia, amigos y compañeros de trabajo. La película no termina tras los títulos de créditos, sino que incita a la reflexión sobre un problema político que acapara por desgracia los titulares de los periódicos con más frecuencia de lo deseado.

“The Attack”, es una película que trata un tema político-social importante, “comprometida” si nos gusta emplear más esta palabra vacía de contenido, y su director no tiene que hacer ninguna declaración política porque su trabajo es bueno en sí mismo y no sólo entretiene, sino que incita a la reflexión y al diálogo, un camino que puede dar mejores resultado que la violencia y el estado de sitio para resolver el enquistado conflicto palestino-israelí.