Un traje a medida para Tom Cruise

Crítica

“Oblivion” (2013), de Joseph Kosinski

Por Pablo de la Chica

Joseph Kosinski (Iowa, 1974) adapta al cine su propia novela gráfica homónima que triunfó en el Comic-Con de San Diego 2010, cuyos derechos fueron comprados por Disney. Sorprendentemente, Kosinski rechazó a la distribuidora Walt Disney Pictures, los mismos que le pusieron al frente de “Tron Legacy” (2010) y le encumbraron. La negativa por miedo a que se volviera una película familiar y no captara la verdadera esencia de su proyecto, y su empeño en no censurarse a la hora de rodar o de editar, le hicieron tomar esta arriesgada decisión. Finalmente firmó con la Universal, que le puso la etiqueta de: no recomendada para menores de 13 años, y le dio un poco más de libertad, en este sentido. Algunas escenas, visualmente impactantes, y bellas (como aquellas en los que aparecen paisajes islandeses), y la perfecta fusión de las imágenes con la música original para la banda sonora firmada, entre otros compositores, por el grupo M83, hacen de esta película una experiencia cinematográfica que merezca la pena (si lo que se busca es entretenimiento). Destaca también la arquitectura, por un lado la futurista y por otro, la que está hecha escombros. Todo ello contribuye a crear y a plasmar el ambiente de la novela gráfica en la pantalla.

Kosinski nos lleva a un planeta Tierra apocalíptico en el 2077. Un mundo casi irreconocible, arrasado tras una guerra contra los extraterrestres. La raza humana ganó la guerra pero se perdió la Tierra después de un holocausto nuclear, dejándonos como único héroe salvador a Jack Harper, papel que protagoniza Tom Cruise. El resto del reparto lo completan los oscarizados Morgan Freeman y Melissa Leo junto a la bella Olga Kurylenko (“Quantum of Solace”, actualmente también en la cartelera con “To the Wonder”), Zoë Bell (“Death Proof”), Andrea Riseborough (“We”) o el conocido mata reyes Nikolaj Coster-Waldau (“Juego de Tronos”).

“Oblivion” es más que una superproducción, es un traje hecho casi a medida para que Tom Cruise pueda demostrar, por enésima vez, que lo puede hacer todo, a menudo sin especialistas en las escenas de acción, pero se acerca peligrosamente al héroe de chaqueta motera que nos tiene tan acostumbrados a ver en la gran pantalla, incluso mismo corte de pelo que en anteriores películas, ese que nunca, nunca se despeina. Este traje le queda demasiado bien a Cruise, tanto que hace que no nos lo creamos del todo, porque a su personaje no se le ve dudar en ningún momento, pero sigue haciéndonos disfrutar, lo cual denota que director y guionistas saben lo que hacen. Siempre y cuando el espectador pueda sentarse delante de una butaca y evitar el comentario anterior, se enfrenta al reto de los planos majestuosos que nos plantea la cinta, que sobrecargan de lentitud muchas partes de la película haciendo previsibles demasiados giros de guión, alguno chirriante, incluso. Aún así, Joseph Kosinski ha demostrado que con dos cintas en su haber es sin duda un referente de este género. Si tiene parte del control sobre la producción, no cabe duda de que continuará puliendo su estilo y nos dará muchos momentos buenos en futuras películas, pero, por favor; que no llame al mismo sastre.

Todavía con el gusto en el paladar de películas del mismo género como “El atlas de las nubes”, “Un amor entre dos mundos” o la española “Los últimos días”, llega “Oblivion”, que se estrena en las pantallas europeas y latino-americanas el 12 de Abril, una semana antes de su estreno en Estados Unidos. En manos del público, es decir, de la taquilla, está decidir quién será el héroe de esta temporada y la siguiente (primavera-verano) que, más que salvar al mundo, se salvará del mundo: Will Smith e hijo en “After Earth”, que también se ambienta en un futuro poco prometedor en la Tierra o Tom Cruise y compañía en “Oblivion”. Hacia el verano se irán uniendo al combate de películas de ciencia ficción de la cartelera personajes como “Iron Man 3”, “Lobezno inmortal”, “El hombre de acero” (Superman), los tripulantes de la saga “Star Trek”, los hombres-robots de “Pacific Rim” o el ex convicto de “Elysium”, estas últimas, también, cómo no, contextualizada en un oscuro y decadente futuro para los terrícolas. Con superpoderes o no, desconozco quién será proclamado vencedor, pero Tom Cruise, con su traje a medida, golpea primero.