Un matrimonio interminable

Gett1

Crítica

Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (2014), de Ronit y Shlomi Elkabetz

Por Sara Méndez

Seleccionada en el BFI London Film Festival que se celebró el otoño pasado en la capital británica, Ronit y Shlomi Elkabetz finalizan su trilogía sobre la dominación patriarcal en la sociedad israelí con Gett: El divorcio de Viviane Amsalem, película que trata sobre la lucha judicial a la que durante cinco años se enfrenta una mujer para conseguir el divorcio de su marido.

Tras To Take a Wife (2004) y 7 Days (2008), los hermanos Elkabetz retratan una vez más la relación entre Viviane (Ronit Elkabetz) y su marido, Elisha Amsalem (Simon Abkarian), quienes llevan viviendo separados durante tres años. A pesar de este hecho y de las muchas apelaciones que, con ayuda de su ilustre abogado Carmel Ben Tavin (Menashe Noy), Viviane ha hecho frente a los tribunales, los jueces rabinos se niegan a concederle la separación legal a menos que se demuestren hechos irreparables en su matrimonio.

Partiendo de este punto, el film nos muestra los innumerables juicios que se llevan a cabo a lo largo de cinco interminables años para desvelar la realidad del estado de Israel, donde el matrimonio está controlado por las leyes rabinas y donde la figura del hombre es aún predominante. Incapaz de demostrar razones de peso para llevar a cabo la separación legal, Viviane se ve forzada a regresar junto a su marido para intentar una reconciliación imposible. Amparado por su hermano mayor Shimon (Sasson Gabay), y otros miembros de la comunidad, Elisha se muestra impasible ante las súplicas de su mujer, a quien se juzga cruelmente sin tener en cuenta sus sentimientos y las razones por las que ha abandonado a su marido.

Arrancando risas del público debido a lo ridículo de la situación, los cineastas nos muestran la humillación a la que se enfrentan las mujeres en un país donde la religión gobierna la vida de las personas y plasman con maestría la tensión que se va acumulando con cada rechazo, a la vez que Elkabetz interpreta con fiereza a Viviane, una mujer frustrada por el sometimiento del que es presa pero que deja traslucir su coraje a través de su desafío a los hombres que la rodean y que se empeñan en subyugarla.



Deja un comentario