San Sebastián, cuarto día

20130926-031511.jpg

Mediocridad con destellos geniales

Por Claudia Lorenzo

Necesitamos el peliculón de la Sección Oficial, ése que aún no ha llegado y que nos debería decir: “Concha de Oro, vete con él.” Por eso cada filme con un mínimo destello de genialidad se recibe con aplausos y algo de alivio. A la última de Bertrand Tavernier, “Quai d’Orsay” le ha pasado eso.

Adaptación de un cómic homónimo que relata las idas y venidas del Ministerio de Asuntos Exteriores francés a través de uno de sus nuevos empleados, encargado del “lenguaje”, o más bien de redactar los discursos, la película es una sátira política tremebunda en la que parece confirmarse que los políticos son todos unos mangantes y que, además, son iguales en todas partes. El problema del género es que, si los personajes y la historia se quedan en la pura comicidad, que es mucha, al llegar a una hora y pico el respetable (o al menos esta respetable) se aburre. No hay una dirección clara hacia la que va el argumento, y no sabemos muy bien qué hacen o qué quieren los personajes. La comedia puede aguantar un tiempo con ese ritmo, pero no dos horas, y al final la brillantez de la propuesta se alarga innecesariamente y torna un producto que podía haber sido perfecto en algo divertido pero sin alma. Y eso a pesar de las interpretaciones a cargo de todo el elenco, encabezado por Thierry Lhermitte, transformado en el ministro sosias de Dominique de Villepin, Niels Arestrup, que interpreta al jefe de gabinete (o director) y Raphaël Personnaz, convincente como pez fuera del agua, recién llegado a la locura política.

20130926-031528.jpg

“Pelo malo”, estrenada el pasado fin de semana, es una de las películas que ha cosechado mejores críticas en esta denostada Sección Oficial. Conseguí cazarla en el último pase y me quedó una cosa clara: Samantha Castillo es una firme candidata al premio a la mejor actriz del festival. El largometraje dirigido por Mariana Rondón cuenta la historia de Junior, un niño con el pelo rizado que sólo quiere alisárselo y hacerse la foto del carnet de la escuela como si fuese un cantante. Implícita durante parte de la película está la creencia de que Junior es gay, algo que su madre (Castillo) es incapaz de sobrellevar. Los momentos duros se suceden, y la violencia psicológica asciende a medida que transcurre la película, mientras el pequeño intenta entenderse a sí mismo y hacerse entender por su madre. En todo momento asistimos a la historia con la situación venezolana pre-muerte de Chávez de fondo. Tal vez eso sea lo más complicado e interesante de todo, un documento mucho más esclarecedor que decenas trabajos periodísticos. El retrato de la situación económica, cultural y educativa del país es la base sobre la que se construyen todos los conflictos de la ficción.

20130926-031535.jpg

Colin Firth es uno de esos actores constantemente interesantes. Cuando él le pone cara a un proyecto, éste adquiere un sello de calidad inmutable. Lo mismo ocurre con la tristemente botoxizada Nicole Kidman, que por muchos parches innecesarios que tenga en la cara sigue siendo una gran actriz. Sin embargo, tal vez por la estructura de la historia, tal vez por su tratamiento, tal vez por ciertos toques de hermetismo, el experimento del “Railway Man” (me niego a llamarlo “El largo viaje”, que suena a doscientas ochenta películas) descarrila aparatosamente.

En la película asistimos a la historia de un hombre, antiguo militar, que conoce a una mujer en un tren, se enamoran y se casan. Una vez conviviendo, la mujer descubre el lado oscuro de su marido, lado nacido tras el tiempo que pasó capturado por los soldados japoneses en la Segunda Guerra Mundial, trabajando en la construcción de la vía del tren entre Birmania y Tailandia. El mensaje de reconciliación de la película es loable y real, pero la anticipación de las torturas y todo aquello que pasó en el cuarto oscuro es tal que a la hora de desvelarlo mejor hubiese sido mantenerlo en silencio. Y cortarle minutos a la película.

Un buen equipo, presente en todas ellas, no te garantiza la creación de una obra maestra. Tristemente.

1 Comment

Comments are closed.