Redefiniendo la televisión

orange1

Crítica televisión

Orange Is the New Black (2013), creada por Jenji Kohan

Por Heider Tunarrosa

Netflix cambió la forma de ver televisión cuando decidió crear series originales y, en vez de transmitirlas una vez a la semana, eligió subirlas al sitio completamente. Es decir, mostrar trece episodios de manera instantánea para que el usuario haga streaming inmediatamente.

Es normal comenzar a ver Orange Is the New Black a eso de las siete y luego mirar al reloj descubrir que ya son las once. Lo que hace de ella una serie diferente y original es que son historias completamente de mujeres, en un programa creado por una mujer: Jenji Kohan.

Jenji Kohan venía de crear otra exitosa serie para Showtime Networks llamada Weeds, protagonizada por Mary-Louise Parker. Weeds narraba la historia de un ama de casa que vivía en los suburbios mas exclusivos de California, y luego de la muerte de su esposo comenzaba a vender cannabis para poder mantener su alto estilo de vida. Esta serie estuvo en el aire ocho años. Ahora, OITNB es una serie sobre una cárcel de mujeres de mínima seguridad al norte de Nueva York, y el personaje que vemos en el primer episodio es Piper Chapman, una chica que tiene que estar en prisión durante año y medio ya que camufló drogas desde los Estados Unidos hacia Europa en una valija personal.

La serie esta basada en un libro del mismo nombre escrito por Piper Kerman. La autora cometió un crimen similar y estuvo un año en una cárcel de mujeres. Inspirándose en esta experiencia creó su novela, se convirtió en una figura pública y luego Netflix decidió adaptar la historia.

OITNB se enfoca en Piper en algunos episodios, pero lo que la diferencia tanto del libro como de Weeds es que, a medida que pasan los episodios, Piper se convierte en un personaje menos y menos importante, y los escritores abren camino para contar las historias de las demás mujeres que están tras las rejas. Cada capítulo se centra en un personaje, y al estilo de Lost, vemos qué decisiones tomó esta mujer para resultar en prisión y cómo hace todo lo posible para encontrar redención, amor, felicidad y tristeza en un lugar donde no tienen libertad.

Otro elemento importante es la diversidad en el casting. No solo vemos historias de mujeres adineradas sino también historias de mujeres cuyo único camino fue el de elegir mal. Jenji nunca pierde el lado humano de los personajes y éso hace este programa único e innovador.

En esta segunda temporada, los creadores nos muestran el lado personal de los guardias de seguridad y de las personas que manejan la prisión. La serie hizo algo muy arriesgado, y esto fue usar a Piper como el MacGuffin del programa ya que es el primer personaje que está en el piloto, para luego dejar de ser relevante, porque a medida que se ve el programa su historia es la menos interesante.

OITNB tiene otra cualidad magnífica y es que va de comedia a drama de escena a escena. Por otro lado, la ventaja que tiene Netflix de subir todos los episodios al mismo tiempo es que en el primer episodio comienzan una historia que no termina allí, sino que termina dos o hasta tres episodios después, de tal manera que la única solución es hacer clic donde dice “play next episode” (reproducir el siguiente capítulo).

Orange Is the New Black es una serie original, refrescante, divertida y conmovedora que vale la pena ver y disfrutar más de una vez. Más que recomendada.