Pepe el Andaluz

Documental

“Pepe el Andaluz” (2012)

 de Alejandro Alvarado y Concha Barquero

 Por Anabel Perujo

“Quien tuviera buena memoria podría escribir un libro clásico por el sólo hecho de anotar su conversación.”

Voltaire, según Voltaire in Love de Nancy Mitfort.

 En la casa de la abuela una vitrina marrón oscura con puertas de cristal, en la vitrina unas figuritas de Lladró, tras la figurita del elefante una foto, y en la foto un secreto. Un secreto más antiguo que la vitrina, que ya estaba aquí la primera vez que entraste en esta casa.

¿Es una herencia este secreto, fue de unos a otros como la ropa de los primos? Ya nadie lo sabe, alguien dijo una parte, otros no lo supieron bien nunca, la mayoría sabe lo mismo que tú, es esto lo que contarás a tus sobrinos… Ahí hay una película, ahora hace falta dos cineastas, dos escritores, miles de kilómetros, y sacudir un montón de polvo. Pero hay una película, de eso no hay duda.

Hacerla, es una empresa gigantesca, quién tendrá el valor y la destreza para encajar las piezas, para dar sentido a todo esto, qué siempre estuvo aquí. MUY DIFÍCIL. Y sí supieras Cómo, ¿lo harías? ¿Harías todas esas preguntas? ¿Llegarías a buen puerto? ¿Sería una película ‘de verdad’?

Pues después de todo SÍ, rotundamente sí. Si los escritores son los adecuados y los extras son magníficos te verás delante de un documento estremecedor. Más complejo y adictivo que una novela victoriana de laberintos de pasiones, auténtico y desgarrador, una de esas cosas necesarias que se ven de vez en cuando, muy muy de vez en cuando. Y que una vez las tienes delante no resultan local, ni familiar, sino que trascienden y se convierten en algo universal, como los mapas de tesoros que tienen una gran ‘X’. Lo reconoces al segundo.

Con mil lecturas diferentes y varios protagonistas se despliega la historia como lo hacen los árboles genealógicos a base de mucho tiempo y mucha emoción (y dolor), rompe el público a reír y rompe el público a llorar. En una palabra, imperdible. De otro planeta, como la casa de la abuela.

Además de la narración, qué supera con creces la ficción, y ya nos habría bastado;  la película tiene una estética frenética, ¿es un documental?,¿ es una recopilación?, ¿es el capítulo final de esa serie a la que llevamos enganchados veinte años?, no lo sabemos y no nos da tiempo a pensarlo, la cámara trota como en un caballo o se queda dormida como en una balsa, a la velocidad del descubrimiento quedamos hipnotizados y no nos da tiempo a apreciar el trabajo y las horas de edición que sin duda tiene que haber detrás.

Esta película redonda, nos saca de la sala con ganas de descubrir y de preguntar, con ganas de investigar sobre lo que nos precede, en estos tiempos… increíble, pero cierto.

1 Comment

Comments are closed.