Más grande. Más espectacular. ¿Mejor?

avengers2

Crítica

Los Vengadores: La era de Ultrón (2015), de Joss Whedon

Por Pablo Álvarez

Tres años es el tiempo transcurrido desde que Marvel Studios estrenara la que fue sin duda su producción más exitosa hasta la fecha. El mismo tiempo que hemos tenido que esperar hasta que llegara su esperada secuela, que se presenta como una espectacular y mastodóntica superproducción, dispuesta a superar los éxitos cosechados por su predecesora. Joss Whedon repite como realizador en el que supone, según sus propias palabras, el trabajo más duro y extenuante que ha tenido que afrontar en su trayectoria como realizador.

La historia cuenta como el grupo de superhéroes más poderoso del mundo deberá hacer frente a Ultrón, una inteligencia artificial creada a la par entre Tony Stark y Bruce Banner, que se sublevará con la intención de exterminar a toda la raza humana.

Teniendo en cuenta que la anterior película está considerada como una de las mejores cintas de superhéroes de las historia, la labor de realizar una continuación que mantuviera el mismo nivel de calidad se presentaba bastante ardua. No obstante, Whedon acepta el reto ampliando los elementos que hicieron célebre a la primera entrega, especialmente los relativos al desarrollo de personajes y a las escenas de acción. Respecto a estas últimas no cabe duda de que cada dólar invertido en el gigantesco presupuesto se refleja en el resultado final, mostrando unos efectos especiales cercanos a la perfección visual. Desde el principio asistiremos a increíbles secuencias de una escala descomunal, que consiguen trasladar a la pantalla la espectacularidad vista en las viñetas. El director consigue dar forma a peleas multitudinarias perfectamente coreografiadas, en las que a pesar de tener que manejar a un elenco de actores tan numeroso, logra que cada uno tengo la ocasión de lucirse y mostrar sus habilidades. Esto es extrapolable a las relaciones que se establecen entre los personajes, consiguiendo que todos aporten algo en el desarrollo de la trama, sin que pueda establecerse que uno afronte el protagonismo por encima de los otros, a pesar de que en esta ocasión se remarque la posición de liderazgo del Capitán América. De este modo, los antiguos conocidos evolucionan mostrando aspectos de su personalidad que permanecían inexplorados hasta el momento, algo de lo que se beneficia especialmente Ojo de halcón, mientras las nuevas incorporaciones se presentan lo suficientemente interesantes. Entre ellas destaca Paul Bettany en el papel de Visión, cuya presencia le convierte en un verdadero robaplanos en cada una de sus apariciones y en la mejor novedad de la cinta. Por su parte Elizabeth Olsen y Aaron Taylor-Johnson interpretan a los hermanos Wanda y Pietro respectivamente, haciendo alarde de sus poderes en algunas de las escenas más originales e imaginativas.

En el bando opuesto encontramos a James Spader prestando su voz y personalidad a Ultrón, que lamentablemente no consigue resultar tan interesante como los héroes contra los que se enfrenta. Esto se debe principalmente a que su plan de dominación es similar al de otros tantos villanos vistos en otras producciones y a que como personaje resulta bastante unidimensional. A pesar de tratarse de una cinta que no da tregua en lo que a entretenimiento se refiere, es cierto que se percibe una cierta sensación de déjà vu a lo largo del metraje y consecuentemente el factor novedad que transmitía la primera aventura del super grupo se ha perdido. Esto se acentúa por el hecho de que Whedon utiliza en esta ocasión una estructura narrativa muy similar a la de la anterior y a que algunas set pieces recuerdan bastante a otras vistas en películas similares.

Los Vengadores: La Era de Ultrón supone una buena continuación de las aventuras de los héroes más conocidos de Marvel, que no obstante se mantiene un poco por debajo de la anterior entrega. La labor de Whedon tras las cámaras es digna de elogio teniendo en cuenta la complejidad del material que maneja, aunque viendo la película también se percibe cierto agotamiento por su parte. De cualquier modo los amantes de los cómics originales disfrutarán con esta secuela, que conseguirá mantenerles expectantes hasta la culminación de la franquicia con el prometedor díptico que preparan los hermanos Russo, realizadores de la excelente Capitán América: El Soldado de Invierno.