Los “hijos” de Hitler

Los descendientes de Hermann Goering, Heinrich Himmler, Rudolf Hoess, Hans Frank y Amón Goeth hablan del papel de sus familias en el Holocausto, de la culpa y del perdón en un fantástico y necesario documental de Chanoch Zeevi “Hitler’s Children” (2011).

Por Guillermo López García

Ilustración de Anabel Perujo

Ilustración de Anabel Perujo

Bettina Goering, Katrin Himmler, Monika Goeth, Rainer Hoess y Niklas Frank son las voces de la película documental que propone una reflexión sobre la insoportable carga que supone llevar el apellido de un asesino de masas. El periodista israelí Eldad Beck ejerce de conductor de las diferentes historias que nos cuentan los protagonistas.

Monika Goeth: Hija de Amón Goeth capitán de las SS, durante la Segunda Guerra Mundial y comandante del campo de prisioneros de Plaszow en Polonia: Ahora apellidada Hertwig, descubrió la verdadera identidad de su padre gracias a la película de Steven Spielberg La lista de Schindler, en 1993. La hija del sádico capitán de las SS, interpretado por Ralph Fiennes, nació en 1945, diez meses antes de que ejecutaran a su padre en la horca. La madre de Monika había construido para sus hijos una compleja historia sobre Amón en la que nada de lo que se le acusaba era cierto. Según la versión de la mujer, el padre de Monika tenía en el campo de concentración de Plaszow (Polonia) a judíos acogidos  para protegerles. Sin embargo, Monika comenzó a cuestionar la versión familiar y recuerda que siendo adolescente preguntaba a su madre sobre la verdadera identidad de su progenitor. La madre, eventualmente, admitió que su padre “podía haber matado a unos pocos judíos”. Después de ver la película de Spielberg, Monika salió de la sala en estado de shock.

Bettina Goering: Sobrina de Hermann Goering, lugarteniente de Hitler y comandante supremo de la Luftwaffe: Hace más de 30 años que  abandonó Alemania y se instaló en  Santa Fé, Nuevo México . “Es más fácil convivir con el pasado desde la distancia”, explica en el documental. Bettina y su hermano, que no aparece en la película, decidieron actuar de forma drástica con respecto a su apellido y la carga simbólica que representa. Ambos acordaron esterilizarse “para que no puedan existir más Goerings”.

Hitler

Katrin Himmler: Sobrina-nieta de Heinrich Himmler, comandante en jefe (Reichsführer) de las SS y más tarde ministro del Interior: Para Katrin Himmler cargar con la figura de su tío abuelo, Heinrich Himmler, y  los hermanos de este supuso un estigma imposible de borrar. Ha conseguido deshacerse de muchos fantasmas a través de la escritura. Die Brüder Himmler: Eine deutsche Familiengeschichte (Los hermanos Himmler: la historia de una familia alemana) es la obra más importante de Katrin y trata de comprender la transformación en monstruos de los hermanos Himmler, describiendo una infancia de frustraciones, envidias y celos. Katrin habla sobre la difícil dicotomía entre el amor que sentía por su abuela y la imborrable sensación de desengaño que sintió al encontrar cartas de esta en las que mostraba su fidelidad al partido nazi una vez acabada la guerra.

Niklas Frank: Hijo del gobernador General de la Polonia ocupada por los nazis: Gracias a la escritura y las charlas que imparte de forma desinteresada en institutos alemanes, Niklas Frank, hijo de Hans Frank (abogado alemán condenado en los juicios de Núremberg por haber colaborado estrechamente en el asesinato de miles de judíos), ha conseguido sobrevivir a su apellido. Frank declara abiertamente frente de los adolescentes que escuchan su historia que reniega de sus padres hasta el punto de sentir un odio obsesivo hacia ellos. Frank es un periodista reconocido en Alemania y tiene en su haber entrevistas a personajes como Lech Walesa. Frank advierte en el documental de que no confía en los alemanes. “No puedo estar seguro de que en una situación parecida a la del 34, en un contexto de crisis económica importante, mis compatriotas no vayan a caer en el mismo error de votar a un líder carismático y populista que prometa trabajo para los alemanes aislando a las minorías en favor de los nacionales”.

Rainer Hoess: Nieto de Rudolf Hoess, comandante del campo de concentración de Auschwitz. Cuando Rainer Hoess era niño solía jugar en el patio de la casa familiar. Tenía un gran jardín con muchas plantas y árboles muy bien cuidados. Rainer recuerda una puerta de hierro que ponía límite al jardín. No era la puerta de entrada a la casa y le causaba una gran curiosidad cuando los mayores traspasaban esa puerta para observar lo que había al otro lado. El no podía pasar. Aquello rodeaba de misterio la puerta y lo que había tras ella. Un misterio que resolvería siendo adulto y que llenaría de horror sus días. Al otro lado de la puerta se encontraba uno de los más grandes y terribles campos de concentración de la Alemania Nazi: Auschwitz. Una de las escenas más conmovedoras del documental ocurre cuando Rainer Hoees se encuentra con un grupo de adolescentes israelíes que van de viaje al campo de concentración de Auschwitz. Es la primera vez que Rainer visita el campo- y va acompañado del director de la película. De repente , el profesor del grupo de estudiantes invita a Rainer a responder a las preguntas de los jóvenes. De forma educada pero con recelo los chicos van preguntando uno a uno cuestiones del tipo “¿ Te sientes culpable por lo que hizo tu abuelo?, ¿ Por qué estás aquí?, ¿a qué has venido a Auschwitz?… una joven se derrumba al explicar que parte de su familia fue asesinada allí mismo. Rainer consigue exorcizar muchos de sus fantasmas después de esa reunión, pidiendo perdón y recibiendo el perdón de un superviviente del campo que acompaña a los jóvenes y que le abraza y le dice “tu no has hecho nada, tu no eres culpable”. Entre lagrimas antiguas y profundas asistimos a un momento de humanidad de una belleza difícil de olvidar.

Deja un comentario