La vida en pedazos

little-accidents04

Crítica del 3er Festival de cine Sundance London

Little Accidents (2014), de Sara Colangelo

Por Sara Méndez

Inspirado en su premiado cortometraje con el mismo nombre, Little Accidents es el primer largo de Sara Colangelo, guionista y directora de esta maravillosa película seleccionada en el Festival de Sundance London.

Emotiva y dolorosa, la historia gira en torno a un accidente en una mina de carbón y a la desaparición de un adolescente en un remoto pueblo americano. Los trágicos eventos unen a Amos (Boyd Holbrook), único superviviente del accidente, Diana (Elizabeth Banks), madre del chico desaparecido y mujer de un ejecutivo minero, y Owen (Jacob Lofland), hijo de uno de los mineros muertos.

Con un reparto exquisito, Little Accidents es una historia que nos cautiva a través de la candidez de sus personajes. Banks (conocida por su papel en Los juegos del hambre, entre otras) y Holbrook hacen un trabajo extraordinario dando vida a unos personajes rotos emocionalmente, mientras que el joven Lofland (a quien descubrimos en Mud) vuelve a sorprendernos con su contenida interpretación en la piel de un chaval que vive atormentado por la muerte y el remordimiento.

Colangelo muestra la acritud del sufrimiento y de la muerte sin sentimentalismos para crear un film que rezuma ternura y sinceridad con la ayuda de unos personajes que deambulan sin rumbo en un mundo que se ha roto en pedazos mientras buscan la forma de aliviar el dolor de sus corazones.

La tensión que se respira a lo largo de la historia es sutil pero constante debido al sentimiento de culpabilidad que ahoga a los protagonistas, pero lo que realmente sorprende es la exquisita maestría con la que la joven cineasta capta las emociones de sus personajes en planos cargados de significado para crear un film colmado de belleza no sólo visual, sino también emocional. Y es eso precisamente lo que seduce, la vulnerabilidad que sentimos mientras observamos la vida de esos personajes heridos. Quizás la profundidad emocional de la película se deba a la sensibilidad femenina (tan escasa en el cine) pero que, como demuestra Little Accidents, merece ser tenida en cuenta.