La redención de los Oscars

Los responsables de Argo

Los responsables de Argo: Grant Heslov,Ben Affleck y George Clooney

Muchas sorpresas, algunas lágrimas y un tropiezo

En un certamen donde los nominados son siempre los mismos y donde sólo se recuerdan los últimos estrenos del año, no es de extrañar que películas como “Mátalos Suavemente”, “Sin Ley” o “El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace”, hayan sido olvidadas en la ceremonia de los Oscars. Tras conocer la lista de nominados, presentada hace poco más de un mes por la Academia (la cual tampoco incluía a Ben Affleck en la categoría a mejor director), y recordando pasadas decepciones en la gala más glamurosa de la industria cinematográfica, he de reconocer que este año no esperaba grandes sorpresas y mucho menos justicia. Sin embargo, el regocijo se apoderó de mí nada más comenzar la ceremonia al escuchar a Seth MacFarlane (presentador de la gala y creador de la famosa serie de animación Padre de familia) criticar abiertamente, y de manera cómica, el error cometido por los miembros de la Academia al olvidarse de nominar, si no al mejor (en mi opinión), a uno de los mejores directores del año.

Aunque no todo fueron sorpresas, los premios este año han sido, en su mayoría, gratamente merecidos. La primera estatuilla de la noche fue para, el ya oscarizado, Christoph Waltz en la categoría a mejor actor de reparto por su papel en “Django desencadenado”, la última película de Tarantino, que también ganó el Oscar a mejor guión original.

Segundo Oscar para Waltz

Segundo Oscar para Waltz

En las categorías de animación, Paperman se llevo el Oscar a mejor corto e Indomable, a mejor película. Una vez más, Pixar se llevó el Oscar a casa aunque mi corazón este año estaba con Frankenweenie, realizada por Tim Burton.

Fue a partir de ese momento cuando empezaron a llover las sorpresas.

La gran triunfadora de la noche fue, sin duda, La vida de Pi, ganadora de cuatro Oscars.  La adaptación de la conocida novela escrita por Yann Martel, se llevó los premios a mejor fotografía, mejores efectos visuales, mejor banda sonora y, sorprendentemente, a mejor director. El hecho de que Ang Lee le arrebatara el Oscar a Spielberg fue, cuanto menos, inspirador, aunque un tanto triste. A pesar del aflujo de nominaciones que recibió Lincoln (doce nada menos), el film sólo se llevó dos estatuillas. La primera, a mejor diseño de producción y la segunda, a mejor actor, premio que recogió Daniel Day-Lewis con lágrimas en los ojos de la mano de, la siempre magnífica, Meryl Streep. El hecho de que el actor británico, ganador del Oscar por tercera vez, se impusiera en esta categoría no fue sino una confirmación de su inmenso talento.

Tercer Oscar para Day-Lewis

Tercer Oscar para Day-Lewis

La que se quedó sin premios fue Bestias del Sur Salvaje, la película más sobrevalorada del año. Quizás se deba a que no estuviese nominada al único premio que merecía (el de mejor banda sonora).

Lo que no faltó en esta gala que conmemoraba la música en el cine, fueron números musicales como el protagonizado por el reparto de Les Miserables, o la actuación de Adele, quien recogió el Oscar (junto a Paul Epworth) a la mejor canción original, cuyo título da nombre a la última película de la saga James Bond, Skyfall. El film, dirigido por Sam Mendes, compartió además el Oscar en la categoría a la mejor edición de sonido con La Noche Más Oscura, que a pesar de ser una de las favoritas, sólo se llevó un premio.

Ang Lee: mejor director por "La vida de Pi"

Ang Lee: mejor director por “La vida de Pi”

Les Miserables fue otra de las películas que terminó con pocas estatuillas. La que recibió Anne Hathaway a mejor actriz de reparto era de esperar. Los otros dos premios que se llevó el musical fueron a mejor mezcla de sonido y a mejor maquillaje. En cuanto a mejor vestuario, el Oscar fue para Anna Karenina, el último proyecto del británico Joe Wright.

Anne Hathaway: mejor actriz secundaria por "Los Miserables"

Anne Hathaway: mejor actriz secundaria por “Los Miserables”

En la sección de cortometrajes, Curfew se llevó el premio a mejor cortometraje, mientras que Inocente recibió el Oscar a mejor cortometraje documental. Searching for Sugar Man, que cuenta la increíble historia de Rodríguez, el icono del rock menos conocido de la historia (hasta ahora), se impuso como mejor documental.

Tarantino se llevó el premio al mejor guión original

Tarantino se llevó el premio al mejor guión original

Haneke recogió el galardón por Amour en la categoría de mejor película de lengua no inglesa

Haneke recogió el galardón por Amour en la categoría de mejor película de lengua no inglesa

Otro de los premios más esperados fue el que recibió Michael Haneke por su película Amour, una de las cintas más galardonadas del año, y ganadora también del Oscar en la categoría a mejor película extranjera. Lo que sí fue inesperado fue el Oscar que se llevó Jennifer Lawrence en la categoría a mejor actriz. Cómo su papel en el drama romántico El Lado Bueno de las Cosas pudo imponerse a la desgarradora interpretación de Emmanuelle Riva en Amour o al crudo papel de Naomi Watts en Lo Imposible es, se mire como se mire, incomprensible. Y es que ni ella misma se lo esperaba, de ahí que tropezara cuando subía a recoger el premio. No sé si fue su ingenua dulzura (que claramente ha embelesado a Hollywood) o el hecho de que justo después de esta nominación sin sentido llegara el Oscar más merecido del año, lo que evitó que maldijera (una vez más) a los miembros de la Academia.

Tras haber ganado el Oscar a mejor guión adaptado y a mejor edición, la mayor satisfacción de la ceremonia llegó al final de la noche, cuando Ben Affleck subió al escenario junto a los otros dos productores del film, George Clooney y Grant Heslov, a recoger el Oscar por Argo, sin duda, la mejor película del 2012. Para terminar la gala con sorpresas, el premio fue presentado por la mismísima Michelle Obama y el inolvidable, Jack Nicholson. Y es que este año, el ganador no se merecía menos.

Day-Lewis, Lawrence, Hathaway y Waltz

Day-Lewis, Lawrence, Hathaway y Waltz