La muerte de Thalia Al Ghul

SUSPENSION OF DISBELIEF

Por José David Rachadell

“Suspensión de la incredulidad (Suspension of Disbelief) es una expresión que representa la voluntad de un sujeto para dejar de lado (suspender) su sentido crítico, ignorando inconsistencias de la obra de ficción en la que se encuentra inmerso (como por ejemplo la existencia del unicornio), permitiéndole adentrarse y disfrutar del mundo expuesto en la obra. El término se ha aplicado tradicionalmente a la literatura, al cine y al teatro”

El tiempo corre, una bomba nuclear va a arrasar Gotham City en segundos reduciéndola a un humeante montón de escombros. Hay una carrera de infarto en sus desoladas calles. Al volante del camión con la bomba, Thalia Al Ghul (Marion Cotillard) es perseguida por Batman en el “Bat”. Misiles vuelan por los aires, después de una terrible explosión el camión cae por una apertura en el suelo un nivel más abajo, está totalmente destrozado. Thalia está gravemente herida. Le vemos soltar sus últimas frases en medio de una gran agonía y de repente…blewwww se muere como un niño de 5 años jugando a los vaqueros.

Teniendo en cuenta el concepto de “Suspension of Disbelief” tenemos que hacernos la siguiente pregunta: ¿Por qué después de ver durante más de tres horas a un hombre vestido de murciélago pilotando un helicóptero sin hélices  ponemos una mueca y soltamos una risita (codazo al de al lado incluido) cuando vemos la muerte de Thalia Al Ghul en «The Dark Knight Rises»? ¿Cómo es que mucha gente se queda con ese momento y es incluso capaz de poner de lado el resto de méritos técnicos y artísticos de la película? Es un momento que nos parece totalmente “fuera de lugar”, pero un segundo más tarde vemos a Catwoman y a Batman juntos y eso sí que nuestro cerebro lo registra como normal. Tampoco es que la mayoría de nosotros haya sido testigo de la muerte de una persona cara a cara (espero) así que la mueca de alguien antes de morir puede que se parezca de verdad a la de Thalia, pero no se trata de eso. Se trata de que en el clímax, ya no de una película de tres horas sino de una trilogía, nos da en toda la cara una reacción que como mínimo parece de una obra de teatro de «Scarface» protagonizada por niños de 7 años.

Ya le decían a Ed Wood: “No se va a notar que entraron de día y ahora de repente es de noche?” o “Estas tumbas se nota claramente que son de cartón” y el se defendía con el bendito “suspension of disbelief” , es lo que vulgarmente se dice que te “saca” de la historia, se rompe la cuarta pared y vemos el truco. Hay uno de estos momentos en una obra maestra como es El Padrino: cuando Sonny va a pegarle una paliza a su cuñado en las calles de su barrio hay un puñetazo que da James Caan que falla ¡como por medio metro! Lo siento, sé que meterse con El Padrino es buscarse problemas pero tenía que sacarlo de mi sistema… Pero volviendo a la pobre Thalia y su muerte de extra de McGyver, tenemos que recurrir a la teoría de conspiración para explicar tan nefasta actuación de una realmente buena actriz, y por qué Chris Nolan hizo “un Ed Wood”.

¿Posibles explicaciones?

1. Al director Chistopher Nolan muchos le consideran un director sin fallos. Desde «Following» hasta el cierre de la trilogía del Caballero Oscuro se podría decir que lleva diez de diez. Cuando se tiene ese nivel yo creo que te cansas de hacer todo lo esperado siempre. Tal vez el día que rodaron esa escena se dijo: ¡Qué coño! Vamos a hacer que cuando Thalia se muera parezca una persona que sufre de narcolepsia.

2. Al tener casi la mitad de la película rodada en formato IMAX y ser éste un formato carísimo, se acabó la película  y no había presupuesto para más tomas con lo que se tuvieron que quedar con esa toma que era la mejor. Ya sé que es poco probable, pero ¿En verdad se imaginan al director diciendo “¡Ésta es la buena!”?

3. Marion Cotillard sufre del síndrome “Derek Zoolander” Y hay un movimiento que no puede hacer. En este caso no es girar a la izquierda, sino morir en pantalla. Nadie suele notar estos defectos hasta que es totalmente evidente (nótese Julianne Moore llorando en «Boogie Nights» o la risa de Julia Roberts en cualquier película)

4. Marion tiene planeado juntar un ejercito de seguidores zombie que se hagan el muerto cuando sea su voluntad para dominar el mundo.

Marion Cotillard