La genialidad British

THE IMITATION GAME

Por Sara Méndez

Este año las galas de premios cinematográficos llevan impreso el sello british. Entre los ocho largometrajes nominados a Mejor Película en la 87ª edición de los Óscar se encuentran dos filmes británicos: The Imitation Game dirigida por Morten Tyldum (nominado a Mejor Director) y La teoría del todo, del documentalista James Marsh.

Ambas están basadas en hechos reales y narran las extraordinarias vidas de dos genios científicos cuyos trabajos han sido y son de gran valía en la actualidad.

La primera, ambientada durante la II Guerra Mundial, nos revela la desconocida historia de Alan Turing, matemático inglés que trabajó para el servicio secreto de inteligencia británico con el fin de descifrar enigma, el código que los nazis utilizaban para comunicarse. Junto con un equipo de expertos, entre los que se encontraba Joan Clarke (a quien da vida Keira Knightley, también nominada por su papel a Mejor Actriz de Reparto), Turing creó una máquina precursora de los actuales ordenadores, capaz de descifrar un código indescifrable. Interesante por la importancia que el trabajo de Turing supuso para el mundo y el secretismo al que estuvo sujeta la operación durante mas de cincuenta años, The Imitation Game es en esencia una historia sobre la soledad y el amor; sobre un hombre incomprendido y vejado de forma injusta por la sociedad y la época en la que le tocó vivir.

Por otro lado, La teoría del todo relata la increíble vida del físico Stephen Hawking, quien a los veintidós años fue diagnosticado con una enfermedad neuromotora. Contra todo pronóstico, el joven Hawking no solo consiguió sobrevivir a su enfermedad con ayuda del amor incondicional de su mujer Jane (interpretada por la encantadora Felicity Jones, nominada a Mejor Actriz), quien se mantuvo a su lado a pesar de las dificultades, sino que durante los dos años que los médicos le dieron de vida desarrolló su tesis doctoral sobre los agujeros negros y el origen del universo, la cual le convirtió en el nuevo prodigio de la ciencia del siglo XX.

teoria-todo-salto

Por supuesto, no hay que olvidar los guiones cinematográficos, origen de todo film, y en este caso también nominados a Mejor Guión Adaptado. Graham Moore recoge del recuerdo la vida de Alan Turing viajando a través del tiempo y de su infancia para mostrarnos a ese gran hombre olvidado, mientras que Anthony McCarten se basa en la autobiografía de Jane Hawking para escribir una historia memorable a la vez que poética.

Tras estas cautivadoras historias, embellecidas por la fotografía, la dirección artística y el estilo cinematográfico de sendos directores, se hallan dos actores de inmenso talento: Benedict Cumberbatch dando vida a Turing, y Eddie Redmayne en la piel del legendario Hawking. Ambas interpretaciones han sido veneradas por la crítica y el público y aunque Cumberbatch, a quien ya vimos junto a Knightley en Expiación (2007) o, más recientemente, en la oscarizada 12 años de esclavitud (2013), no deja indiferente con su emotividad, la increíble transformación de Redmayne (aplaudida con entusiasmo por Cumberbatch y el propio Hawking), quien trabajó con un coreógrafo y estudió a pacientes enfermos durante meses para poder hacer frente al desafío, le ha valido hasta ahora el Globo de Oro, el BAFTA y el Premio del Sindicato de Actores a Mejor Actor.

Ahora sólo queda ver si Hollywood también se rinde a los pies de este actor de 33 años cuyo trabajo hasta ahora había sido secundario en filmes como Mi semana con Marilyn (2011), en la cual Michelle Williams le robó el protagonismo interpretando maravillosamente al inolvidable icono, o Les Miserables (2012), y qué otros premios decide dar la Academia a estas extraordinarias películas.