Intouchables

Cine francés de exportación

Por Angeles García

Philippe (François Cluzet) es un millonario a quien un accidente de  parapente le ha dejado tetrapléjico y necesita un enfermero. Driss (Omar Sy) es un joven marginal de origen senegalés que busca trabajo solo para poder seguir cobrando 400 euros de subvención gubernamental. Estamos en la Francia actual. En la misma que hace unos días han ocurrido los terribles sucesos de Toulouse con un psicópata  desclasado, Mohamed Merah. La misma Francia en la que cada día avanza una extrema derecha con simpatizantes que cada vez miran peor a los pobres ya sean negros,árabes o rumanos por mucho que sean franceses de tercera generación, descendientes del imperio.

Cuando el millonario decide contratar a Driss después de una ronda de entrevistas con otros muchos candidatos en teoría más adecuados, empieza una relación que solo los dos grandes actores protagonistas  consiguen que el espectador se entregue sin condiciones. Los detractores del film  se han reido diciendo que es la versión francesa de Paseando a Miss Daisy . En absoluto tienen razón y conste que no siento ningún desprecio por la película de Bruce Beresford.

Un gran guión firmado por los también directores, Eric Toledano y Olivier Nakache, hace que se salte de la hilaridad a la ternura, de la carcajada a la sonrisa amarga. La fuerza del impedido junto a la del huracán salido del gueto hacen posible que Vivaldi y Earth Wind and Fire sean compatibles, que el chandal y el supertraje de Hermenegildo Zegna no desentonen, que la fuerza artificial de la viagra junto al puro macho negro haga que los dos puedan dar rienda suelta al sexo o que los habanos convivan con el hachís. Ambos forman esa relación intocable que está arrrasando en las pantallas europeas por lo que supone de remota esperanza de entendimiento entre dos especímenes.

El cine francés está en gran estado de forma y los hermanos Weinstein han salido de caza. Harvey Weinstein distribuirá en Estados Unidos la versión original francesa  y también producirá el remake. El actor británico Colin Firth está en conversaciones para protagonizar la adaptación estadounidense.