Inocencia pintada en colores

spivet2

Crítica

El extraordinario viaje de T. S. Spivet (2013), de Jean-Pierre Jaunet

Por Sara Méndez

Tras enamorarnos con la maravillosa película Amelie (2002), el cineasta francés Jean-Pierre Jeunet nos trae una nueva aventura a través de tierras americanas cargada de emotividad, color y singularidad. Basada en la novela Las obras escogidas de T. S. Spivet escrita por Reif Larsen, El extraordinario viaje de T. S. Spivet (título de la obra cinematográfica) nos relata la fantástica historia de un niño prodigio, interpretado por el joven Kyle Catlett, que tras inventar una máquina de movimiento perpetuo es galardonado con el prestigioso premio Baird otorgado por el Instituto Smithsonian de Washington D.C. Atormentado por un trágico acontecimiento familiar, T.S decide hacer la maleta y cruzar medio Estados Unidos en tren para recibir el premio y dar su discurso de agradecimiento. Y es ahí donde comienzan sus aventuras durante las cuales conoce a personajes variopintos, tan propios de las películas de Jeunet.

Conmovedora y divertida a la vez, el viaje del joven protagonista explora las relaciones familiares a través de los ojos ávidos de un niño cuyo lugar en el mundo parece ser el equivocado. Rodeado de una hermana cuyo único interés son los concursos de belleza, una madre obsesionada con la vida de los insectos (a quien da vida la fantástica Helena Bonham Carter) y un padre con sueños de ser vaquero, T.S se siente incomprendido tanto en su casa como en la escuela, donde abunda la mediocridad.

La interpretación de Catlett, conocido por su papel en la serie televisiva The Following, es sencillamente admirable considerando su juventud. El reparto lo consolidan la británica Bonham Carter, cuya destreza interpretativa resulta indiscutible, Callum Keth Rennie y Judy Davis.

La saturada fotografía, característica de las películas del director francés, se convierte una vez más en el elemento protagonista del film. Jeunet juega con los colores de manera singular para recrear un mundo pintoresco, y hace uso del 3D para dar vida a las ideas de su protagonista de manera espectacular pero sin restar importancia a esta encantadora historia.

Crítica con la sociedad en la que vivimos, El extraordinario viaje de T.S. Spivet no se aprovecha de los elementos visuales para descuidar la narración, sino que los utiliza como complementos para crear una obra llena de magia apta para toda la familia.

Es cierto que le falta ese encanto indiscutible que caracteriza a Amelie, pero T.S. Spivet no deja de ser conmovedora a pesar de sus flaquezas y consigue sin esfuerzo dejar buen sabor de boca gracias a la hilaridad y la sensibilidad de la que hace uso Jeunet.