Hip-hop, arte y algunas mentiras

WWY_DAY_011-76.NEF

Crítica

Mientras seamos jóvenes (2014), de Noah Baumbach

Por Sara Méndez

En los últimos años parece que ha surgido un nuevo subgénero cinematográfico dentro de la comedia o drama romántico cuya característica principal es un protagonista en edad adulta que se sigue comportando como si fuera un adolescente. Véase Young Adult (2011), de Jason Reitman, Begin Again (2013), interpretada por Keira Knightley y Mark Ruffalo, o Frances Ha (2012), la anterior película de Noah Baumbach.

Una vez más, Baumbach se embarca en una historia cuyos protagonistas sufren una crisis existencial que les lleva a dejar de lado su convencional modo de vida para entrar a formar parte de la espontánea y alocada existencia de unos veinteañeros que no distinguen entre el arte antiguo y el arte moderno. Interpretada por Ben Stiller y Naomi Watts en el papel de Josh y Cornelia, y por los jóvenes Adam Driver y Amanda Seyfried encarnando a Jamie y Darby, Mientras seamos jóvenes es una comedia con tintes dramáticos que examina temas interesantes como la objetividad, el matrimonio y la juventud de hoy en día.

Josh es un documentalista estancado artísticamente que se ve fácilmente atraído por un joven matrimonio que asiste a una de sus clases. Halagado por la admiración que la pareja muestra hacia su primer film, Josh decide juntarse con ellos para hacer planes que sus mejores amigos, quienes acaban de tener un bebé, no pueden permitirse. Abrumada por la perspectiva y la presión de tener hijos, Cornelia se deja llevar por la idea de revivir sus primeros años de matrimonio y da rienda suelta a su espíritu asistiendo a clases de hip-hop con Darby y participando en retiros espirituales un tanto extraños. Pero lo que al principio resulta divertido pronto se convierte en cuestionable a ojos de Josh, cuyos ideales se ven comprometidos por la falta de moral de Jamie y Darby. Idealista y de buen corazón, Josh se ve traicionado sin apenas darse cuenta por dos críos que se creen con derecho de tener cualquier cosa que deseen. Pero la relación con ellos no es en vano. La experiencia le sirve para reevaluar su vida y sus valores, liberar sus estrecheces mentales y encontrar el equilibrio.

Stiller y Watts forman un dúo especial y sorprendentemente armónico a pesar de hacer películas muy diferentes. Stiller es un veterano de la comedia mientras que la encantadora Watts tiende a interpretar papeles dramáticos que en más de una ocasión le han valido una nominación a los Óscar. Juntos consiguen la combinación perfecta para hacer de este film una comedia sustanciosa y relevante a pesar de las, a veces, ridículas situaciones en las que se encuentran los personajes. Por su parte, Driver (conocido por su papel en la polémica serie Girls) y Seyfried (Les Miserables, 2012) también consiguen una compenetración interesante que añade chispa a la historia.

Amigo y coguionista de algunos films de Wes Anderson (Fantástico Mr. Fox, 2009), el guión es sin duda uno de los puntos fuertes de Baumbach, que siempre crea personajes memorables. Con una voz que le caracteriza, el cineasta consigue crear films únicos que le han valido cierto reconocimiento en el entramado de Hollywood.

Divertida a la vez que entrañable, Mientras seamos jóvenes es una película cuya profundidad puede no resultar aparente a simple vista, pero en realidad está cargada de preguntas trascendentales sobre el mundo en el que vivimos y los convencionalismos sociales a los que nos vemos atados. Un film para reír pero también para reflexionar, que nos deja pensando con esa escena última que, de alguna forma, sintetiza la historia.