GAME OF THRONES: Fantasía Real

Peter Dinklage

Peter Dinklage, uno de los protagonistas de “Game of Thrones” de HBO

HBO and beyond: the TV section

Por Heider Tunarrosa

“Game Of Thrones”, mejor conocida en internet como GOT, empezó como una serie de libros de fantasía a mediados de los 90 (1996) con la publicación del primer tomo llamado “Una Canción de Hielo Y Fuego”, el éxito fue inmediato.  Su autor es George R.R. Martin, nativo de Nueva Jersey.

Martin comenzó como escritor de ficción a muy temprana edad, sus primeras publicaciones fueron en fanzines de cómics y  la revista Galaxy a mediados de los años 70. También tiene experiencia como guionista: trabajó en la versión de los 80 de “La Dimensión Desconocida”, la clásica adaptación de “La Bella y La Bestia” con Linda Hamilton y  la versión de los 90 de “The Outer Limits”.

La saga de “Game of Thrones” la forman un total de  7 libros (mejor definidos como volúmenes porque la mayoría sobrepasan las 700 páginas) y cada capítulo está escrito desde el punto de vista de distintos personajes. De los siete libros sólo cinco han sido publicados. El propio Martin ha dicho en entrevistas que tiene una idea bastante “difusa” sobre como va a terminar la saga.

La adaptación para TV debutó en el 2011 en HBO y fue un éxito rotundo. Muchas series de televisión de temática fantástica tienden a mantener clichés del género, véase princesas rescatadas por príncipes, hechiceras malvadas, dragones que comen caballeros, guerreros rebeldes, y una constante repetición del mensaje de que los buenos siempre van a ganar contra los villanos recordándole a la audiencia que el bien siempre va a triunfar contra el mal. “Game of Thrones” presenta esos elementos durante los primeros 40 minutos del piloto, pero ahora, al terminar su tercera temporada, el juego ha cambiado constantemente y el espectador es sorprendido al final de cada episodio.
Es una metáfora oscura y tajante de la religión y  la política. En GOT se plantea el incesto como algo normal -para salvar el reino-, también  refleja cómo los asesores políticos son leales según cuánto oro puedan cobrar, y cómo el no ser parte de la realeza equivale a no ser nada.La premisa  de la serie es simple: siete reinos han sido divididos en el continente de Westeros, y cada reino hace todo lo que esta a su alcance para prevalecer sobre los otros. La razón por la cual tanto los libros como la serie son tan complejos es porque cada reino tiene sus propios personajes y cada personaje tiene su propia historia y cada historia está contada. Se trataba de rizar el rizo.

Otra razón por la cual GOT es una serie maravillosa es porque rompe el esquema de lo que un héroe debe ser. Aquí los “buenos” roban, traicionan y matan pero sus motivos son mas nobles que los de los antagonistas.

Es fácil hablar sobre la calidad de los diálogos (tienen un tono Shakespeariano impresionante), la perfección del maquillaje y vestuario, o la belleza de la fotografía. Esos son elementos que impresionan fácilmente, pero la trama y los conflictos y el mundo de Westeros es tan confuso y complejo que se siente como el mundo real.