Entre el vivir y el soñar

IMG_9769

Crítica teatro

Pomíjivost – Lo que se acaba

de Veronika Pospísilova y Genoveva Santiago

Por Claudia Lorenzo

La vida hecha obra de arte es claramente el germen de Pomíjivost – Lo que se acaba. La naturaleza del viaje que van a emprender Genoveva Santiago y su amiga Veronika Pospísilova, cada una por su lado y cada una dejando atrás una historia, un dolor o una esperanza, es la principal causante de esta obra de teatro que se representa todos los fines de semana de junio en el Espacio Labruc.

Mezcla de música, danza, vídeo, teatro y poesía, Pomíjivost es, sobre todo, un sentimiento tangible, un producto que cuando acaba se define tanto que una no puede menos que asentir y pensar: “si supiese hacer lo que estas mujeres hacen y si supiese hablar con su lenguaje, expresaría mi marcha del país así”. Permítanme que cite, así por la cara, a Alejandro Sanz cuando cantaba aquello de “no es que sea mi trabajo, es que es mi idioma”. Pomíjivost, en español y checo, hecha de retazos de los grandes poetas de ambos países, es el idioma que ambas actrices utilizan para expresar lo que va a ocurrir, ese viaje de una lejos de su hogar y ese regreso de la otra, tras haberse integrado profundamente en una cultura ajena. Y es esa cercanía a la realidad de las intérpretes lo que al final provoca que el espectador, con la piel de gallina, se emocione.

No es un argumento racional, como tampoco es racional la respuesta buscada. Es emocional, todo sale de las entrañas, de los sentidos, de la pura belleza que a veces tiene el arte para irse desnudando, poquito a poco, para mostrar la cara que no le veíamos al principio.

La obra junta a checos, españoles y lituanos en un crisol de emociones sobre las emigraciones, el arraigo, las culturas que abandonamos y las que adoptamos y todo el remolino que se forma en el centro de quien se va o de quien vuelve. Es una pieza muy propia de los tiempos que vivimos y de la generación que la realiza. Y, en definitiva, es un arte que merece mucho la pena compartir, porque todos lo hemos sentido.

Para más infomación: Pomíjivost en Espacio Labruc.