El dolor y la alegría de crecer

4download.php copy.JPG

Crítica

Boyhood (2014), de Richard Linklater

Por Heider Tunarrosa

No existen palabras para definir Boyhood.

Ambiciosa desde su concepción. Estamos hablando de una película que tardó doce años en realizarse. El director, Richard Linklater, quiso contar una historia sobre la relación entre padres e hijos y lo quiso hacer en tiempo real, es decir, durante esos años rodó las escenas en orden cronológico mientras los intérpretes envejecían de forma natural.

El actor principal, Ellar Coltrane, fue contratado cuando tenía siete años y su última escena fue rodada cuando tenía diecinueve. Es una maravilla visual y emocional ver a un niño jugar a los videojuegos y montar en bicicleta, y dos horas más tarde verlo a los diecisiete años con su primera novia.

Los dos actores que le acompañan también son fenomenales y le dan un nuevo significado a la palabra “sutileza.” Ethan Hawke es encantador como el padre cool que quiere impresionar a sus hijos, y Patricia Arquette realiza la actuación de su carrera al interpretar a una madre soltera con grandes metas en la vida.

No vale la pena detallar la trama porque es una experiencia que se debe ver y sentir. Las dos horas y cuarenta y cinco minutos de duración no la hacen aburrida para nada. Es una película tan sincera y real como la vida misma. No tiene momentos exagerados, ni melodramáticos, al contrario, tienen escenas llenas de nostalgia, existencialismo y comedia. Es verdadera y honesta. Cada plano llega directamente al alma. Boyhood es un filme que hace pensar sobre las decisiones que se toman en la vida y que marcan el destino de una persona.

Su director, Richard Linklater, venía de crear una serie de obras maestras, la trilogía de Before Sunrise, Before Sunset y Before Midnight, películas que también hablan sobre el amor. Una característica que hace de Boyhood algo histórico es la sencillez de Linklater para mostrar el paso del tiempo. En varios momentos, el cambio es tan pequeño que no se notan los años hasta que los actores hablan. Es un banquete visual impresionante, y no en un sentido colorido. La película está basada en la simplicidad, en los pequeños detalles que la conectan con la audiencia y hablan al corazón y al cerebro.

Boyhood también explora temas como la pérdida de la inocencia, el amor paternal, fraternal y maternal, el miedo que se siente al entender que los padres también son humanos, el descubrimiento de que la vida es para vivirla y hacer de las metas una realidad. Es una película hecha con amor y sentimiento, que toca varias fibras y funciona a dos niveles: si se es padre o si se fue un hijo. Boyhood habla de forma muy real sobre esa agridulce sensación que es el crecer.

Una joya cinematográfica que debe verse una y otra vez.