El caso Fischer

Liev Schreiber y Tobey Maguire

Liev Schreiber y Tobey Maguire

Fischer y Spassky y la Guerra de Vietnam

Por Ángeles García

En 1972, en plena Guerra Fría (1947–1991), se celebró en Reikiavik, la que pasó a la historia como la partida del siglo. Sobre un tablero de ajedrez se enfrentaron el estadounidense Bobby Fischer y el soviético Boris Spassky. El encuentro empezó el 11 de julio y prosiguió hasta el 31 de agosto. El ruso comunicó por teléfono que se rendía sin proseguir con el juego. Por extraño que ahora nos parezca, esos encuentros fueron emitidos en directo por la mayor parte de las televisiones de todo el mundo. El gobierno republicano de Richard Nixon había puesto todo el empeño en acabar con los 24 años de reinado de los soviéticos sobre el tablero, una victoria con la que quería neutralizar las terribles imágenes de los jóvenes soldados americanos que en aquellos momentos volvían de la Guerra de Vietnam en cajas de madera. La peculiar personalidad de los dos contendientes, Fischer y Spassky, añadió cucharadas extra de tensión al reto de los dos hombres. 

Spassky y Fischer en la partida del siglo

Spassky y Fischer en la partida del siglo

Al margen de los conocimientos de ajedrez que se puedan tener, el duelo entre ambos apasionó de tal manera que ha servido de inspiración para numerosas obras empeñadas en retratar la delgada línea que separa la locura y la cordura. Sin ir más lejos, el otoño teatral madrileño traerá la reposición que de este drama escribió Juan Mayorga con el título de Reikiavik, una pieza sobre la Guerra Fría, el comunismo y ajedrez.

El caso Fischer de Edward Zwick (‘El último samurái’, ‘Leyendas de pasión’ , Diamante de sangre’) narra con un implacable realismo aquella famosa “partida del siglo” y el proceso de locura que terminó por desatarse en la cabeza de Fischer. Un hombre cuya capacidad intelectual era superior a la de Albert Einstein, pero al que los fantasmas de su locura y la paranoia le llevaron a no volver a jugar una sola partida de competición oficial a pesar de tener solamente 29 años. Declaró con vehemencia su odio hacía su propio país, rechazó sus raíces judías, era un anticomunista más allá del fanatismo y alabó la figura de Hitler en numerosas ocasiones. Se negó a que los médicos le trataran una hiperplasia benigna de próstata y murió a los 64 años, precisamente en Reikiavik. Tobey Maguire interpreta de manera más que convincente al jugador estadounidense. A base de flashbacks, conocemos algunos detalles de su infancia: la pésima relación con su madre y su entorno, su tendencia al aislamiento, su autoritarismo. 

Bobby Fischer en Islandia durante el campeonato del mundo. Foto: Harry Benson

Bobby Fischer en Islandia durante el campeonato del mundo. Foto: Harry Benson

El periodista y ex ajedrecista Leontxo García contaba en un reciente artículo publicado en El País sus encuentros con Fischer y aseguraba que para entender su personalidad era imprescindible conocer detalles como era hijo de judíos y que su verdadero padre era el físico húngaro Paul Nemenyi, quien murió cuando el niño tenía 9 años.  Su padre oficial, el alemán Gerhardt Fischer, nunca pudo entrar en EE UU, por sus conexiones comunistas.

El papel de Boris Spassky lo interpreta Liev Scheiber, el magnífico protagonista de Spotlight y de la serie Ray Donovan. Mimado hasta la exageración por el régimen soviético, es el único que parece entender y respetar la locura de su oponente en el tablero. En un momento de máxima tensión, intercambian unas palabras que para los puristas del juego son un sacrilegio, ya que los jugadores jamás hablan entre ellos. Cabe interpretarse como una licencia metafórica de Edward Zwick en la que el máximo enemigo es el único que intenta aproximarse a la enloquecida cabeza de su oponente.

La película recrea el ambiente de aquellos años de manera impecable gracias a la música de James Newton Howard y a una acertada dirección artística que envuelve en una tenue neblina la atmósfera de tensión con la que se vivió la Guerra Fría en los hogares estadounidenses. Aunque sepamos el final de la historia la cinta se disfruta como una clásica narración de suspense.

Título original: Pawn Sacrifice (2014)El caso Fischer

Duración 114 min.

País: Estados Unidos

Director: Edward Zwick

Guión: Steven Knight

Fotografía: Bradford Young

Música: James Newton Howard

Reparto: Tobey Maguire, Michael Stuhlbarg, Peter Sarsgaard, Liev Schreiber, Lily Rabe,Conrad Pla, Seamus Davey-Fitzpatrick, Sophie Nélisse, Robin Weigert, Evelyne Brochu, John Maclaren, Andreas Apergis, Ilia Volok, Alexandre Gorchkov, Aiden Lovekamp

Deja un comentario