Deconstruyendo el gore

CW-0089_DF-02291

Crítica

La cabaña en el bosque (2012), de Drew Goddard

Por Claudia Lorenzo

La cabaña en el bosque se estrenó en Estados Unidos en abril de 2012. Probablemente eso es lo más conocido de la película. Como se suele decir en estos casos, sugiriendo sibilinamente el proceder ilegal, siendo la película de género que es, quien quería verla en España ya la habrá visto. Esperamos que eso no sea completamente cierto o lo sea el hecho de que sus seguidores digitales, que son muchos y entusiastas, vuelvan a pagar su entrada y dejen claro que las películas de género, diferentes, independientes y firmadas por autores de calidad tienen público en España.

Porque es duro esperar meses y meses, lo sabemos, a que el filme que quieres que llegue aparezca en el cine local. Y es más fácil y comprensible acceder a el digitalmente, de forma legal o no. Sobre todo teniendo en cuenta que, en efecto, muchísimas películas estadounidense nunca se llegan a estrenar en nuestro país. Y sobre todo teniendo precedentes como el de Blue Valentine, con la cual casi podíamos haber hecho una doble sesión junto a Cruce de caminos, rodada años después por el mismo director y con el mismo actor.

La cabaña en el bosque no sólo se ha retrasado en España. Su estreno mundial, en el festival de Austin (Texas, EEUU) South by Southwest tuvo lugar en marzo de 2012. La película se había rodado en 2009. Haciendo cuentas, resulta que las dificultades financieras de MGM la mantuvieron en una estantería hasta que Austin inauguró con ella. Ni las plumas de Josh Whedon (que de aquella aún no era el úberpoderoso director que es hoy en día tras Los Vengadores) y Drew Goddard (Monstruoso), también debutante en la dirección, propulsaron el filme. Hasta que se vio. Entonces las críticas ensalzaron su inteligencia, su humor y su forma de subvertir las reglas del terror clásico, en especial la historia de los jóvenes universitarios que deciden pasar un fin de semana en una cabaña en el bosque y acaban hechos pedazos.

Eso es la película que nos ocupa, la historia de cinco estudiantes, interpretados por los creciditos Kristen Connolly, Chris Hemsworth, Anna Hutchison, Fran Kranz y Jesse Williams, que deciden desconectar e irse unos días a la casa de campo de uno de sus familiares. Allí se desata el terror. Y paro de contar porque de eso se trata, de detenerse, de ir con poca información a la sala y dejarse impresionar.

La cabaña en el bosque, para una temerosa de todo aquello que dé algo de susto en la pantalla como soy yo, es un pasatiempo delicioso. Sin contar con un par de sustos, las sonrisas sutiles son mucho mayores que los gritos. La historia parodia lo mejor y, sobre todo, lo peor del género, y la sátira que realiza es inteligente y divertida. Ahora bien…

Qué peligro tienen las sátiras a la hora de sostener una película. O la historia trasciende la parodia o nos quedamos con dos horas de buen entretenimiento que no nos aporta mucho más. Y La cabaña en el bosque tiene un puntillo parecido. Si bien es una película creada con un punto de vista diferente, y si bien es algo refrescante de ver, como en su momento lo fue Scream, la expectación creada a su alrededor y la fama y el buen hacer de Whedon pueden sugerir mucho más de lo que la película ofrece. Y eso que no ofrece poco, sino todo lo contrario. A pesar de los guiños internos, que hacen referencia a clásicos del cine, el mayor guiño y el más apreciado es el que va dirigido directamente al espectador, ese que le dice constantemente: “¿crees que sabes lo que va a pasar? Apuesto que no”. El juego al que nos somete es incansable y logra que esperemos más y más virajes dentro del género. Por eso el final épico pero un tanto estrafalario, aunque divertido en su reafirmación de la justicia poética, nos deja vacíos de algo que le diese una vuelta infinita e histórica al terror. Aún así, es una película altamente recomendable, por su forma de apuntar a lo ridículo y observar que, efectivamente, es ridículo.

Está por ver qué pasará con su recepción en taquilla. Como todo aquello que merece ser visto, sobre todo por los amantes del género, La cabaña en el bosque es una de nuestras candidatas a película del fin de semana. Sobre todo para echarse unas risas entre amigos.

* A pesar de incluir el trailer aquí, como en todas las críticas, aconsejamos no verlo hasta no ver la película.