Crónica del Sundance London Film and Music Festival 2014

Por Sara Méndez

La tercera edición del festival de Sundance London dio comienzo el martes. Con dieciséis largometrajes en el programa, una amplia selección de cortos y una exquisita colección de clásicos descubiertos por el famoso festival de cine independiente, Sundance London rezuma frescura y originalidad a pesar de carecer del glamour y las multitudes propias del Festival de Sundance organizado en Utah.

El primer día estuvo repleto de películas interesantes. They Came Together, dirigida por David Wein, es una deconstrucción de la comedia romántica tradicional. Con Paul Rudd y Amy Poehler dando vida a una pareja que relata a unos amigos la historia de cómo se conocieron, el film resulta divertido aunque cae en los clichés típicos del género, convirtiéndola en una película entretenida pero pasable.

They Came Together PaulRudd y AmyPoehler

Paul Rudd y Amy Poehler en “They Came Together”, de David Wein.

No sucede lo mismo con The One I Love, primer largometraje de Charlie McDowell, que trata sobre un joven matrimonio en crisis (interpretado por Mark Duplass y la encantadora Elizabeth Moss) que por recomendación de su terapeuta decide pasar un fin de semana en una casa en el campo para encontrar de nuevo a las personas de las que se enamoraron. Lo mejor es ir a ver este film sin saber nada más, lo cual no resulta difícil teniendo en cuenta que no hay un tráiler oficial. Original y divertida, The One I Love es hasta ahora una de las mejores apuestas de Sundance London.

Por su parte, Hits explora con ojo crítico la vida de una adolescente cuya única ambición en la vida es ser famosa a toda costa. Convencida de su potencial musical, la joven se humilla para poder grabar una demo para el programa “La Voz” y aprovecha la inesperada popularidad de su padre para salir en TV. El debut direccional de David Cross recuerda al último film de Sofia Coppola, The Bling Ring, que también se centra en un grupo de adolescentes cuyo único objetivo es emular la vida de las celebrities. Aunque la película trata un tema interesante y actual, Hits carece de profundidad y termina con notas un tanto extravagantes.

Erinn Hayes, Michael Cera y James Adomian en “Hits”, de David Cross. Foto: Sabrina Lantos

Con un tono casi documental, Memphis relata la historia de un músico con un talento extraordinario que lucha por dejar atrás la mediocridad del mundo donde vive para alcanzar la gloria. Escrita y dirigida por Tim Sutton y protagonizada por Willis Earl Beal, Memphis es un film sumamente bello que indaga en el alma de un artista adorado por mujeres, músicos y niños en la mítica ciudad de Memphis, vorágine cultural de la sociedad americana, y que como consecuencia se ve afectado por la locura que conlleva ser una leyenda.

Memphis Willis Earl Beal Foto Chris Dapkins

Willis Earl Beal en “Memphis”, de Tim Sutton. Foto: Chris Dapkins

El martes terminó con la proyección de Drunktown’s Finest, escrita y dirigida por la debutante Sydney Freeland. Inspirada en un artículo publicado en un periódico local de Nuevo México, el film representa los estragos de tres jóvenes nativo americanos que luchan por escapar de las dificultades y el ahogo que supone la vida en la reserva.

El segundo día del festival comenzó con fuerza. Little Accidents es hasta ahora la película mas apremiante de Sundance London. Visualmente bella y emocionalmente desgarradora, el primer largometraje de Sara Colangelo nos descubre a una cineasta de inmenso talento cuya sensibilidad está presente en cada plano. Protagonizada por Elizabeth Banks, Boyd Holbrook y Jacob Lofland, Little Accidents gira en torno a un accidente en una mina y a la desaparición de un adolescente en un remoto pueblo de la América profunda.

Un film que ha recibido gran atención en EEUU es el debut direccional de Ryan Coogler, Fruitvale Station, seleccionada previamente en el LA Film Festival y presentada en Sundance, donde ganó el premio del público. Basada en la verdadera historia de un joven afroamericano asesinado por un policía el 31 de diciembre de 2009, la película relata el trágico evento con extraordinaria maestría.

La proyección de The Voices, protagonizada por Ryan Reynolds, supuso un cambio radical de género. Oscura, cómica y con un toque gore, el film (dirigido por Marjane Sartrapi, quien recibió una nominación al Oscar en 2008 por su primer largometraje Persepolis) narra la extravagante historia de un enfermo mental que tras matar accidentalmente a la chica de sus sueños e influenciado por sus mascotas parlantes, se ve envuelto en una serie de sádicos incidentes. La película resulta tremendamente divertida (y en ocasiones sentimental) pero lo verdaderamente valioso es ver a Ryan Reynolds interpretando a un mojigato demente vestido con un mono rosa.

Ryan Reynolds y Gemma Arterton en "The Voices". Foto: Reiner Bajo

Ryan Reynolds y Gemma Arterton en “The Voices”, de Marjane Satrapi. Foto: Reiner Bajo

Con un tono realista aunque rozando la comedia, Frank (protagonizada por Michael Fassbender, cuya cara sólo vemos al final del film) también explora los recovecos de mentes enfermas. Jon (Domhnall Gleeson) es un aspirante a músico que por un golpe del destino se ve tocando con un grupo de rock avant garde un tanto extraño liderado por el enigmático Frank, quien se esconde tras una enorme cabeza de mentira. Intrigante y sentimental en igual medida, Frank es uno de los filmes más originales de los últimos tiempos.

Frank Maggie Gyllenhaal, Michael Fassbender y Domhnall Gleeson en "Frank", de. Foto: Lorey Sebastian

Frank Maggie Gyllenhaal, Michael Fassbender y Domhnall Gleeson en “Frank”, de Lenny Abrahamson. Foto: Lorey Sebastian

Para terminar el día, Sundance London presentó un interesante documental en 3D, Under The Electric Sky, que trata sobre la cultura detrás del mayor festival de música en EEUU, el Electric Daisy Carnival Las Vegas, un auténtico fenómeno que atrae a más de 300.000 personas a este evento cargado de buena música, buen rollito y diversión. Y todavía queda más por ver.