Ciclo “Pitt vs. Leo” en Café Kino

Leonardo

Estrella de Hollywood, artista total

Por Guillermo López García

Leonardo DiCaprio (Los Ángeles, 1974) fue nombrado Leonardo porque mientras su madre embarazada miraba una pintura de Leonardo da Vinci en un museo, DiCaprio pateó dentro del vientre. Artista total pues, ya desde antes de haber nacido; icono adolescente y protagonista de -posiblemente- la película más grande de la Historia del Cine;  estrella en cinco películas del maestro Scorsese; novio de las top-model más espectaculares del mundo; cinco veces candidato al Oscar. Leo es único e irrepetible. 

DiCaprio empezó de niño haciendo anuncios para televisión y pequeños papeles en series ( The New Lassie and Roseanne). Su primera película llega en 1991 (Critters 3) y en ese mismo año también entra a formar parte del elenco de la popular serie de ABC Growing Pains (Los problemas crecen). Una precoz y exitosa carrera que empieza a tomar forma cuando un año después Robert De Niro le escoge para protagonizar junto a él  This Boy’s Life (1992). Desde el debut con De Niro, DiCaprio sigue un ritmo ‘Alleniano’ de película por año (como mínimo): What’s Eating Gilbert Grape (1993), The Quick and the Dead (1995)The Basketball Diaries (1995), Total Eclipse (1995)Romeo + Juliet (1996), Marvin’s Room (1996) y Titanic (1997).

Ha sido en la década de los 2000s cuando DiCaprio ha recibido el reconocimiento de la crítica internacional por su trabajo en películas como Catch Me If You Can (2002), Gangs of New York (2002), The Aviator (2004), Blood Diamond (2006),The Departed (2006), Revolutionary Road (2008), Shutter Island (2010), Inception (2010),  Django Unchained (2012) y The Wolf of Wall Street (2013).

Leonardo DiCaprio ha demostrado ser un intérprete versátil, valiente, riguroso y con una intuición brillante. Ha trabajado con los mejores y seguirá haciéndolo hasta que el quiera. Ahora toca esperar su próximo estreno: The Revenant, dirigida por el gran Alejandro González Iñárritu.

Crítica de El Lobo de Wall Street.

Crítica de La playa.

Crítica de Shutter Island.

Crítica de ¿A quién ama Gilbert Grape?.

Brad Pitt

Justo como lo imaginábamos

Por Claudia Lorenzo

De todas las frivolidades a las que Brad Pitt ha dado pie, probablemente la mayor y más polarizadora haya sido en el triángulo amoroso que se montó durante el rodaje de Sr. y Sra. Smith, cuando él aún estaba casado con Jennifer Aniston y se enamoró de su actual pareja, Angelina Jolie. En defensa de la Rachel Greene de nuestros amores, he de decir que yo siempre estuve a favor de la esposa frente a la amante, por una cuestión práctica: sin esa unión, no hubiese existido el episodio de Acción de Gracias de la octava temporada de Friends, emitido – y dónde va ya- en 2001. En él, Brad Pitt interpreta a Will Colbert, un antiguo compañero de instituto de Rachel, Monica y Ross, que odiaba al personaje interpretado por Aniston por lo mal que se lo había hecho pasar en el instituto, cuando él estaba gordo. Como forma de contraataque, Will y Ross – siempre enamorado y entonces no correspondido-, habían decidido formar el club de “Odio a Rachel” y propagar el rumor de que ella tenía órganos sexuales femeninos y masculinos. La broma del capítulo ataca dos frentes. Por un lado, el amor en la ficción de Rachel, Ross, estuvo involucrado en el club. Por otro, Will, interpretado por su marido de aquellas, es el mayor instigador del odio hacia el personaje. Por sí sólo, el capítulo es descacharrante. Sin embargo, son sus límites intra/extradigéticos los que elevan las risas. Poca gente encontraría el episodio tan divertido si no supiésemos que, en aquel momento, Pitt y Aniston estaban casados.

Pitt ha sido comparado desde El río de la vida con Robert Redford, otro buen intérprete que ha tenido que superar su apariencia física y hacerse notar por su valía. Ha sido un gran actor dramático en Seven, 12 monos, Babel, El curioso caso de Benjamin Button o Moneyball, ha sido un brillante cómico en la saga de Ocean’s de la mano de Clooney, Quemar después de leer o Malditos Bastardos, y ha triunfado como productor con Infiltrados, El árbol de la vida o 12 años de esclavitud, que le ha dado su primer Óscar. Probablemente siempre sea ese vaquero que saltaba en la cama de Geena Davis explicándole cómo llevar a cabo un robo a mano armada en Thelma & Louise. Sin embargo, de todos sus papeles, me quedo con el momento final en el capítulo de Friends donde Phoebe le abraza y dice “Es justo como me lo imaginaba”.

Crítica de El club de la lucha.

Crítica de Johnny Suede.

Crítica de Orensanz (proyección especial en Café Kino los días 4 & 5 de septiembre).

3 ALIANZA