Cegados por la fama

De izquierda a derecha: Taissa Farmiga, Israel Broussard, Emma Watson, Katie Chang y Claire Julien en THE BLING RING

De izquierda a derecha: Taissa Farmiga, Israel Broussard, Emma Watson, Katie Chang y Claire Julien en THE BLING RING

Crítica

“The Bling Ring” (2013), de Sofia Coppola

Por Sara Méndez

Sofia Coppola es una de las directoras de cine más reconocidas. Quizás su apellido ayude pero no se puede negar que esta neoyorquina criada en los sets de las películas de su padre (el extraordinario Francis Ford Coppola, quien hace de productor ejecutivo en la mayoría de sus films) tiene talento y una visión única. A pesar de las críticas que recibió tras aparecer en “El Padrino III” (1990), la joven cineasta no se dejó hundir por los tabloides. Y es que ella nunca quiso estar frente a la cámara, sino detrás, donde poco a poco ha ido cosechando éxitos. Tras “Las vírgenes suicidas” (1999), basada en la novela del mismo nombre, Sofia Coppola conquistó al público y a la crítica con “Lost In Translation” (2003) por la que ganó el Oscar a mejor guión original. Después vinieron “Marie Antoinette” (2006) y “Somewhere” (2010) que, aunque recibieron cierta ovación en los festivales, no consiguieron cautivar a la audiencia.

Este año Sofia Coppola ha presentado “The Bling Ring”. El guión (escrito por la propia directora) está basado en el artículo “Los sospechosos llevaban Louboutins”, publicado en la revista Vanity Fair sobre un grupo de adolescentes que se dedicaba a entrar en las casas de algunas celebridades de Hollywood para robarles con la única intención de formar parte de esas vidas glamurosas que plasman las revistas de cotilleo.

En la sociedad actual, la admiración por los famosos ha llegado a convertirse en una obsesión perturbadora dando lugar a una cultura vacía intelectualmente donde los jóvenes sólo desean llamar la atención y ser admirados. Internet y las redes sociales han potenciado esta actitud, donde lo único que importa es ser visto. Esto es precisamente lo que muestra “The Bling Ring”.

Para los fans de Emma Watson (la inolvidable Hermione en la saga de “Harry Potter”) es necesario apuntar que la actriz tiene un papel secundario, a pesar de lo que pueda parecer en el tráiler, que ha utilizado su imagen para vender la película. La joven actriz británica, quien en los últimos años ha interpretado papeles muy diversos al que la hizo famosa, sorprende interpretando a una adolescente rebelde y superficial. Los desconocidos Katie Chung e Israel Broussard encabezan el reparto interpretando a Rebecca y Marc respectivamente, dos jóvenes con problemas de adaptación que se dedican a entrar en casa de los famosos a los que admiran (entre las que se encuentran Paris Hilton, Lindsay Lohan y Orlando Bloom, quienes aparecen en el film) para adquirir ropa y accesorios que luego venden o lucen en los clubs de moda de Los Ángeles.

Una vez más, Coppola sorprende con su estilo cinematográfico donde la música es protagonista. A pesar de lo interesante de la historia y de la honestidad con que la directora narra los sucesos (basados en transcripciones reales de la policía), la película resulta un tanto repetitiva. Las sucesión de robos termina siendo monótona y, aunque Coppola consigue captar la esencia de esa juventud obsesionada por la fama, no logra mantener la atención del espectador. El declive de ciertos valores morales así como la falta de autoridad y, en muchos casos la ausencia de los padres, es la otra cara de la moneda que la directora muestra en este film, aunque siempre de forma imparcial. La resolución de la trama reaviva el interés de la audiencia a la vez que expresa la enfermiza fascinación que América tiene por personajes trágicos. Quizás es la falta de un veredicto claro, así como la excesiva imparcialidad a la hora de contar la historia, lo que convierten a esta película en una mera crónica sobre una juventud corrompida por los excesos, donde la fiesta y las drogas son protagonistas, y cuyo efecto en la audiencia joven puede ser más perjudicial que instructiva.

Estreno en España previsto para octubre de 2013