Adiós a Saigón

LastDays

Crítica

Last Days in Vietnam (2014), de Rory Kennedy

Por Heider Tunarrosa (desde el Hamptons International Film Festival)

Last Days In Vietnam es un poderoso documental dirigido por Rory Kennedy que nos cuenta la historia de un grupo de diplomáticos y soldados estacionados en ese país durante los últimos días de la guerra.

Después de que Nixon renunciara a la Presidencia, el movimiento comunista en Vietnam comenzó a tomar resistencia y Saigón se encontraba en peligro. La situación era tan tensa que el Presidente Ford declaró un estado de emergencia y ordenó que todos los americanos que se encontrasen en la ciudad tenían que ser evacuados lo mas pronto posible. El documental muestra cómo un grupo de soldados, periodistas y políticos hacen todo lo posible para salvar a los habitantes del lugar. Los soldados demuestran su valentía al tratar de rescatar a cuantos civiles puedan, ya que el movimiento comunista expulsaba a personas de las villas de alrededor, dejándolas sin hogar, trabajo y pertenencias. Los generales hacen lo humanamente posible por salvar gente, usando sus propios barcos y helicópteros para trasladarlos a barcos legalmente considerados territorio americano.

Last Days In Vietnam es un retrato duro y al mismo tiempo íntimo que ofrece una nueva visión de la guerra de Vietnam. La directora, Rory Kennedy, le da un carácter humano a los entrevistados y hace un trabajo grandioso al no usar ningún narrador, ni una voz omnipresente, sino que utiliza entrevistas de soldados (americanos y vietnamitas) que estuvieron presentes en la toma de la embajada y de la ciudad.

Lo que hace de este documental algo diferente e innovador es el uso de material inédito , ya que Kennedy tuvo la fortuna de conocer a un periodista que fue testigo de atrocidades y milagros que nos recuerdan la tragedia de la guerra y al mismo tiempo que los seres humanos también son capaces de ayudar a otros. Así,  se aleja de hacer un montaje moralista sobre las consecuencias de la guerra para estudiar la fortaleza de los seres humanos. En vez de mostrar un retrato frío y calculador de los soldados americanos y vietnamitas, vemos la historia de cómo las personas hacen todo lo posible por reiniciar su vida a pesar de las circunstancias.

La película sirve como recordatorio de cómo a veces la lección no acaba de aprenderse y los errores se repiten una y otra vez. Y no lo dice cualquier persona, sino una Kennedy nada menos.