Adaptándose a los nuevos tiempos

De izquierda a derecha: Raphael, Michelangelo, Leonardo y Donatello en TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES, de Paramount Pictures y Nickelodeon Movies.

Raphael, Michelangelo, Leonardo y Donatello en TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES. ©Paramount Pictures y Nickelodeon Movies.

Crítica

Ninja Turtles (2014), de Jonathan Liebesman

Por Pablo Álvarez

En los últimos años hemos visto como Hollywood recurría a la nostalgia de los espectadores nacidos durante la década de los ochenta, desarrollando proyectos basados en las franquicias míticas de dicha época. De este modo se han estrenado productos como la exitosa franquicia Transformers y las dos entregas de G.I. Joe mientras otros se encuentran actualmente en fase de desarrollo, como Masters del universo o Jem y los hologramas. Teniendo esto en cuenta, era previsible que antes o después las famosas Tortugas Ninja regresaran a nuestras pantallas, y ahora es cuando nos llega este nuevo largometraje, bajo la supervisión de alguien tan versado en las superproducciones como es Michael Bay.

El argumento del film nos sitúa en Nueva York, donde una fuerza maligna conocida como el clan del pie, liderada por el temible Shredder, planea controlar la ciudad. Para impedirlo surgirá de las alcantarillas un grupo de cuatro hermanos, con la peculiaridad de que son unas enormes tortugas mutantes expertas en ninjitsu.

Los personajes surgidos en las viñetas del cómic creado por el tándem formado por Kevin Eastman y Peter Laird, han demostrado ser una fuente inagotable de inspiración de distintos productos como videojuegos, muñecos, series de animación y películas. La primera incursión de los galápagos en pantalla grande, tuvo lugar en un largometraje de 1990 dirigido por Steve Barron, cuyo mayor encanto residía en los inolvidables trajes ideados por el legendario Jim Henson para darles vida. Mucho ha cambiado en la forma de hacer cine desde entonces y ahora es Jonathan Liebesman el encargado de actualizar a las tortugas en la era del blockbuster digital. Sin embargo, aunque hay cambios evidentes, con unas creaciones infográficas que sustituyen al látex y un mayor sentido de la espectacularidad, la esencia de los personajes permanece intacta. Aunque el aspecto que muestran resulta más fiero, sobrecargado y musculoso que antaño, cada uno de ellos mantiene su personalidad y su pasión por las pizzas e interactúan entre sí del modo que cualquier fan podría esperar. Las peleas en esta ocasión resultan mucho más ágiles que nunca, estando perfectamente coreografiadas y presentando una intensidad inusitada en una producción orientada al público infantil. Sin embargo tanto la trama como las motivaciones de los villanos resultan tan parecidos al de otras producciones similares recientes y son de una simpleza tal, que conviene no ser demasiado exigente al respecto para poder disfrutar plenamente de la diversión que ofrece la propuesta. Su corta duración y el ritmo endiablado contribuyen a hacer más ameno el visionado, por lo que si uno es capaz de pasar por alto los evidentes fallos que presenta, saldrá lo suficientemente satisfecho de la sala.

A pesar de que las estrellas de la función son creaciones generadas por ordenador, en la película encontramos diversos personajes de carne y hueso. En este apartado destaca Megan Fox en la piel de April O´Neil que constituye una parte determinante tanto en el desarrollo de la trama como en las escenas de acción, distanciándose des estereotipo de chica en apuros. Por otro lado encontramos al siempre eficaz William Fichtner, en el papel del misterioso Eric Sacks y al cómico Will Arnett como el cámara de televisión Vernon Fenwick. Como curiosidad sorprende la aparición de Whoopy Goldberg, en un pequeño papel como jefa del canal de noticias para el que trabaja April.

Esta nueva versión de las Tortugas Ninja apela a la nostalgia del espectador que creció con los personajes, a la vez que supone la presentación de los mismos para una nueva generación de espectadores. Se trata de un producto tan liviano como entretenido, que se presenta como una buena opción para que grandes y pequeños disfruten en compañía de una sesión de cine y que probablemente satisfaga a los viejos fans de la franquicia y sirva para crear nuevos adeptos.

Deja un comentario